alcayata

la_comisión

 

 F o n o s o m á t i c o
http://www.alcayata.com/la_comision/investigacion/radioarte.htm
ie 5.0 ó +
 
 

avendaño_1
 

avendaño_2



 

gómez_1
 

gómez_2
 

galavís_1_1
 

galavís_1
 

gómez_3
 

gómez_4
 

galavís_2
 

galavís_3
 

parabavis_1
 

parabavis_2


galavís_4


parabavis_3


parabavis_4



En este trabajo la_comisión presenta una serie de documentos publicados en diferentes medios, sobre radio arte y algunas imágenes y clips de audio generados en día 9 de Noviembre del año 2002 durante la ejecución de una acción en vivo titulada Radio Performance Fonosomático que se presentó en la sala 6 del Museo de Bellas Artes, a cargo del radioasta Jorge Gómez y el artista plástico Majob Parabavis, con la participación de la soprano Claudia Galavís, el percusionista Gerardo Avendaño, el ingeniero de sonido Naudi García y el escultor y artista telemático Marcos Salazar Delfino con el aporte de una escultura percoacústica y la posibilidad en este documento de accionar audio e imagen del evento y recrear su propio performance fonosomático.

Haga click en las imágenes. Puede pulsar varias seguidas para generar un coro.
Se recomienda un procesador pentium III ó IV con targeta de audio (PC), ó un procesador G3 (MAC). Necesesita Flashplayer



------------------------------------------------------------------------

Heidi Grindmann
Kunstradio-ORF (Osterreichischer Rundfunk)
Radio Artística (Radiodifusión Austríaca)


Desde siempre el medio de la radio ha fascinado a los artistas. Antes inclusive de poder trabajar con este nuevo medio de comuicación, en los escritos y manifiestos de los vanguardistas era ya considerado como clave para el desarrollo tecnológico, para un nuevo arte y una nueva forma de la comunicación. Pero estos sueños y utopías se estrellaron contra la realidad del desarrollo histórico sociológico.

Aunque la radio se ha convertido en un medio unilateral - institucionalizado y manejado como radio de derecho público o comercial - se ha vuelto sin embargo contexto, sitio y objeto de arte, igual que las pequeñas cadenas minoritarias (o piratas, ya que en algunos lugares están prohibidas) que en muchos paises son el abono fértil de los medios de comunicación. Ultimamente la radio, tradicionalmente un "viejo" medio de comunicación, se une en sus diversas formas con los nuevos medios: por ejemplo en la internet, la radio está recuperando su perdido potencial como medio de comunicación "horizontal".

Como casi ningún otro arte, el arte de la radio refleja muy bien las condiciones sociológicas-mediáticas-políticas, bajo las cuales nace. En algunos paises los artistas han logrado tener acceso al Know How técnico, a los modernos estudios y los valiosos tiempos de emisión de las grandes cadenas de radio: el desarrollo de la musique concrete (música concreta), la música electroacústica, la pieza radiofónica experimental o grandes instalaciones de sonido en vivo y eventos simultáneos de radio en vivo, serían inpensables sin la institución de radio de derecho público. Pero el arte de la radio se puede usar tanto como jingle en la propaganda de un canal comercial, como también en programas nocturnos de una emisora de un colegio.

Los artistas de la radio provenian y todavía provienen de la música, pero también de la literatrura o de las artes plásticas - una de las primeras piezas de radio la hizo un director de cine - o de grupos de artistas interdisciplinarios.
Ellos reflejan tanto las posobilidades estéticas del sonido emitido, las condiciones sociales y tecnológicas de la radio como medio de comunicación que está cambiando de forma rasante, así como también su potencial de comunicación perdido. ellos consideran su trabajo en la radio como arte en el espacio público.
Esculturas,
que solo se vuelven realidad durante los programas, y por la recepción de unos oyentes desconocidos, como intervención que hace conscientes los quehaceres cotidianos, como alternativa a rígidas costumbres de percepción, como juego con nuevas ideas y contra la concepción tradicional de autor y / o Copyright etc.

Como material de trabajo, los artistas de la radio disponen de noticieros, fragmentos y samples de los archivos de las radiodifusoras, lengua, música clásica y popular, formas de literatura y géneros como sonidos de la naturaleza, sonidos existentes y sintéticos. Se usan estrategias de producción como el collage, el montaje, la composición distribuida en vivo, la apropiación, la emisión en vivo, la comunicación con los oyentes etc. Artistas de radio trabajan en archivos y estudios de sonido durante días y semanas y / o hacen eventos en vivo y documentan su trabajo en exposiciones, catálogos, en discos compactos, en CD-Roms y en el World Wide Web.

El arte en la radio puede ser también un manual para la construcción de una pequeña emisora para cualquier persona, la colaboración con los radioaficionados, la ocupación de un sistema de altavoz o la apropiacieon artística de la radiocomunicación de y con aviones o capsulas espaciales.

La mejora y la reducción del precio del equipo digital para el trabajo con sonido libera a los artistas de la radio cada vez más, de la dependencia de las condiciones de producción en los estudios de sonido de las emisoras de radio; sin embargo todavía tienen que luchar por las posibilidades de emisión. El internet parece ofrecer nuevas posibilidades. Sin duda los medios de comunicación serían más pobres si los artistas se retiraran de la radio tradicional bajo la presión de la popularización, que ya llegó también a los canales culturales. Una nueva área de trabajo de los artistas de radio son formas de producción y de distribución que nacen de viejas y nuevas tecnologías de comunicación. Un medio de comunicacion tan híbrido obliga no solo a implantar nuevos métodos de producción interdisciplinarios y colaborativos, que son cada vez más, también métodos de distribución; sino cuestiona de diferentes formas también el papel del arte y de los artistas en la teoría y en la práctica: no se trata unicamente de un manejo creativo de las nuevas tecnologías de comuicación, sino se trata de los efectos de la digitalización en nuestra sociedad y cultura.

Así como el radio se está transformando en el nuevo conjunto de los medios, y su independencia ya no es limitada hacia si misma sino que se tiene que definir en relación con otros viejos y nuevos medios de comunicación, el trabajo de los artistas de la radio es más que un simple trabajo con la emisión de material audible. La radio digitalizada tiene su base en datos que no solo son sonido sino una orden de control, imágenes, texto etc. En la convergencia de los medios de comunicación, computador y telecomunicación, se está vislumbrando un megamedio.
En el manejo de este megamedio el sonido es únicamente un sólo parámetro entre varios. Al tiempo cuestiona también la omnipresencia del sonido en la sociedad postindustrial, la necesidad de una ecología del sonido.
En el amplio espectro de los artistas de radio de hoy, se encuentran cada vez más que se dedican al estudio práctico y teórico de este problema.

"Ver y oir" se podría interpretar como representación de una grán parte de la producción de los artistas de radio de hoy, que persiguen que la escucha social que estaba en el centro al comienzo del desarrollo del arte en radio se convierta en un medio para ver y mostrar procesos sociales. La práctica actual cierra de forma muy superficial el círculo que se abrió con las teorías utópicas y conceptos de vanguardia formulados con tanta esperanza y fantasía en las primeras décadas de nuestro siglo, y les pone fondo por medio del funesto matiz de la traumática realidad de nuestra historia reciente.
Un pasado en el cual el medio de la radio no puede negar su origen en la tecnología bélica.





Se extiende el arte de esculpir el ruido
Gregorio Montiel Cupello (
GM) entrevista a Jorge Gómez Aponte (JG)
Revista Primicia - Noviembre 03 / 2002


GM: La radio tal como la conocemos - música, comentarios, noticias, informaciones, entrevistas, programas irreverentes -
¿ es la única forma de abordar y utilizar las ondas hertzianas y los espectros FM, AM y de onda corta?

En los últimos años viene tomando fuerza el "radioarte" o "arte con sonido" que ya algunos apologistas incluso se atreven a considerar como el octavo arte.

El radioasta (así se hacen llamar sus exponentes) venezolano - locutor y flautista por igual - Jorge Gómez Aponte pionero del género por estos confines, explica un poco de que se trata: "Un radioasta interviene la radio desde un punto de vista estético. El radioarte es la ordenación estética del sonido transmitido por radio".

JG: Habría que revisar algunas de las obras emblemáticas del género para entenderlo mejor. Daniel Velasco es un Boliviano radicado en Alemania que ha realizado uno de los más interesantes trabajos de esta corriente artística.
El Efecto Humboldt tomando como punto de partida las descripciones sonoras hechas por el sabio alemán de los lugares que visitó en sus viajes por América del Sur. Velasco rehizo el periplo del barón, grabador en mano. El mismo Velasco ya tiene dos años montando La Música Celestial a partir de los sonidos que producen ciertas palomas mensajeras en China a las que les son atadas en sus patas unos silbatos, que al volar producen unos efectos muy especiales que cambian de tonalidad conforme a su vuelo. Todo esto está siendo mezclado con instrumentos autóctonos chinos.

Así mismo podemos traer a colación la iniciativa de Ivana Stefanovic, quién previo a los días de la guerra de Bosnia propuso su Lacrimosa una obra antibélica usando sonidos de ambiente y el Requiem de Mozart. Y la Brasileña - Libanesa Janet El Haouli, natal de Londrina, una ciudad construida en medio de la selva amazónica cuya plaza central es un kilómetro virgen de la misma floresta, propone sonidos extraidos de ese reservorio natural, mezclados con expresiones shamanísticas. El Haouli es también profesora universitaria, y dicta la cátedra de Radioarte en la Universidad de esa ciudad del estado sureño de Paraná.

De esto se trata el Radioarte: programas de radio que a veces parecen obras experimentales electroacústicas o, también, cine para los oidos. El radioasta ecuatoriano Fabiano Kueba director del colectivo Radio Artística Experimental Latinoamericana (RAEL) de Quito, lo dice a la hora de precisar los elementos con los que se construye el radioarte: " Todo, todo cuanto suene, palabra, ruido, silencio, músicas, reververancia de la ciudad vacía, un sábado por la tarde...Arte es intuición y también sonido".


La experiencia en otros lados y otros tiempos

En Caracas, Jorge Gómez realiza todos los sábados en la tarde, de 3:00 a 4:00 pm por la emisora cultural de Caracas FM 97.7 Oir es ver, el único programa de radioarte de la radio criolla, y hecha el cuento acerca de los orígenes de esta disciplina que hace fruncir el seño con incredulidad, desdén y escepticismo a muchos veteranos y personalidades del medio radiofónico nacional e internacional. ' El radioarte tiene una historia de casi 100 años que nos lleva hasta Marinetti, padre del movimiento futurista, y quién junto a gente como Pino Masnata hablaban de romper con la estética del siglo XIX en momentos en que aparecían las novedades de fonógrafo, el telégrafo y el teléfono. Ellos usaron la radio como medio artístico y no para transmitir música y noticias, pero el establishment hizo que la radio no fuera generadora de arte y se transformara en lo que hoy día conocemos", explica Gómez.

"De esto estaban conscientes los músicos 'concretos' , los elctroacústicos, y creadores como Luigi Nono, Luciano Berio, Kurt Weill, Bertold Bretch, Guilliaume Apolinaire, Karlheinz Stockhausen o el mismo Orson Welles cuya versión al aire de La Guerra de los Mundos (con la que aterrorizó a New York en 1938, haciendo creer a los oyentes que se estaba desarrollando en verdad una invasión extraterrestre) es un magnífico ejemplo del temprano radioarte.

Esta primera oleada se vió frenada no solamente por la utilización comercial del espectro radiofónico, sino también por la aparición de la televisión hasta que en los últimos diez años la irrupción de la grabación digital, los sonidos de fibra óptica y los formatos del DAT, DVD, y MiniDisc le han dado un nuevo aire al radioarte. esta propuesta busca afanosamente abrirse paso y conquistar espacios a través de emisoras alternativas, culturales, comunitarias, piratas y de onda corta, así como en internet (basta buscar la palabra radioarte), museos, auditorios, plazas, centros comerciales, CD en discotiendas especializadas como Esperanto) y cintas.

"La digitalización de la cultura y las crecientes facilidades para la edición, el montaje y la manipulación, así como el portátil MinDisc por su excelente capacidad de reproducción y utilidad para editar, han sido determinantes para el radioarte en una época en que las fronteras se están diluyendo. Sin saberlo, Djs y programadores también hacen radioarte, como el Dj LTJ Bukem y el rapero MC Conrad, que hacen spoken words, es decir rap sobre música jungle.
En el pasado ha sucedido con The Beatles, Pink Floyd, Robert Fripp, Hermeto Pascoal, David Sylvian, o Holger Czukay, propuestas que en más de una ocasión se han acercado al concepto radioartístico", apunta Gómez, un enamorado de este asunto que ya tiene años asistiendo y nutriéndose de las bienales internacionales de radio que desde 1996 tienen lugar en Mexico, país fundamental de esta historia al igual que Ecuador y Brasil en América Latina o Alemania, Francia y España en Europa.

Gómez así mismo menciona a otros radioastas de importancia internacional, como el profesor español José Iges, los franceses Daniel Teruggi y René Farabat, la austríaca Heidi Grundmann, el poeta italiano Pietro Formentini - que hace radioarte para niños - y los mexicanos Lourdes Quevedo, Lidia Camacho, Victor Manuel, Rivas Avalos y Manuel Rocha.

En Venezuela, aparte de Jorge Gómez hay que mencionar a Daniel Armand quién trabaja y forma el dúo musical de radioarte DAJG, el performancista Macjob Parabavis y el profesor Edixon Castro en la Escuela de Comunicación Social de la Uiversidad del Zulia.

El interés ha venido creciendo en el medio venezolano y en esta onda se inscribe el Taller de Radioarte que se reaiza en el Museo de Bellas Artes, desde el pasado 15 de Octubre y que se prolongará hasta el próximo 9 de Noviembre de 2002 con diferentes actividades.

"Tenemos una sociedad eminentemente visual, donde prevalecen la imagen y la apariencia, pero la radio tiene un poder que prodiga la imaginación. El radioarte necesita de un escucha activo, atento y con voluntad para escuchar el sonido. Tienes que poner tu atención en el escuchar, no en el oir. Es algo muy taoísta que nos hace notar el universo sonoro que nos circunda", dice Jorge Gómez.



Daniel Velasco
Paisajes Sonoros :
siguiendo las huellas de Humboldt por los espacios acústicos tropicales. Sus descripciones ambientales consiguen repetidamente convertir el oído en un ojo.

Antes de emprender su viaje histórico al Nuevo Mundo, Alexander von Humboldt realizó un viaje por el Rin en 1790 acompañando a su maestro Georg Forster. Durante este recorrido Humboldt tuvo una oportunidad muy particular de introducirce en el arte de apreciar y observar pacientemente la naturaleza. "Durante nuestro viaje desde Maguncia hasta Holanda", cuenta Forster, "hemos conversado muchas veces a las orillas del río con plantas y piedras; su idioma es mucho más instructivo que los libros y enciclopedias, que se han escrito sobre ellas".

También sabemos de su biografía, que como lectura de viaje en la selva venezolana Humboldt leía el primer documento literario del exotismo francés, la novela de Bernardin de Saint Pierre Paul et Virginia. En el último capítulo de dicha novela se encuentra un texto que se asemeja mucho a las cartas que envió Humboldt a sus amigos y colegas en el transcurso de su expedición: "Mi amigo, acuérdate de aquellos días en que disfrutamos de la hermosura de la aurora, cuando el sol radiante aparecía sobre la cima de la montaña y con sus rayos penetraba las entrañas de los bosques. Nosotros experimentamos una grán fascinación, de la cual no estábamos conscientes. En nuestra ingenuidad deseábamos, tener solamente ojos para gozar de los colores hermosos de la aurora, tener solamente olfato para sentir los olores agradables de nuestras plantas y flores, tener solo oidos para escuchar el concierto de nuestros pájaros, para asimilar todos estos regalos de la naturaleza". Esta novela tuvo indudablemente una grán influencia en la capacidad de expresión multisensorial que desarrolló Humboldt durante sus viajes de exploración, donde no solo se limitó a realizar expediciones científicas, sino que describió el ambiente del paisaje exótico del trópico y los llanos a través de detalles pintorescos y muy sugestivos.

La obra científica, filosófica, literaria y gráfica de Alexander von Humboldt nos presenta una visión real (nada idealizada) del Nuevo Mundo, desde una dimensión multisensorial muy detallista, demostrando un refinamiento perceptivo excepcional y extraordinariamente sensible para su época.

En su obra literaria es capaz de narrar la presencia del ambiente del paisaje natural a través de cada uno de los sentidos, de manera tan exacta y viva, que en conjunto resulta lo que Humblodt define como " escenario natural".

En su obra Cuadros de la Naturaleza se denotan en especial sus cualidades descriptivas en referencia a lo acústico sensorial. En los capítulos "Sobre la vida nocturna animal en la selva" y "Sobre las estepas y los desiertos" encontramos una tendencia a revelar al lector la presencia de un universo sonoro que marca un carácter particular como parte del ambiente natural o paisaje regional.

En el segundo tomo de su obra Cosmos; boceto de una descripción física del mundo, en el capítulo dedicado a exponer su concepto estético de "escenarios naturales", Humboldt añade : "los árabes dicen en sentido figurado y significativo, que la mejor descripción sería, la cual convierte al oido en un ojo". todo aquello relacionado con lo sensorial y en especial con lo sonoro - visual, va por encima de otros recursos literarios para la representación de la realidad. La manera de como suena algo para describirlo, denota en humboldt la tendencia muy propia de un científico con una mentalidad ocupada por el oído, que relaciona con hechos experimentados o parámetros conocidos en otras culturas. Durante su visita al raudal Cunuri relata: "Nosotros pasamos la noche bajo la luz de las estrellas en el raudal Cunuri. El ruido de la pequeña catarata se convirtió por la noche en mucho más intenso. Nuestros acompañates indígenas aseguran, esto sería una señal muy segura de anunciar la lluvia. Yo recuerdo también que los habitantes de los Alpes creen mucho en este tipo de signos metereológicos. Los pobladores tanto en los Alpes como en los Andes afirman al respecto: va a llover, porque los torrentes de agua se escuchan más cercanos. Verdaderamente llovió mucho antes de que saliera el sol. A propósito de esto, los gritos melancólicos de los monos araguatos nos anunciaron, mucho antes que la catarata sonara más intensamente, que la lluvia ya se aproximaba".

En su obra científica se encuentra un trabajo íntegramente relacionado al sonido; a Humboldt le llamó varias veces la atención que "el bramido" de los volcanes y el "ruido ensordecedor de las cataratas del Orinoco; es mucho más intenso por la noche que durante el día. Como en muchos de los fenómenos extraordinarios que experimentó durante sus observaciones, el efecto de la propagación del sonido nocturno le preocupó en especial. Se trata del llamado "Efecto Humboldt", que el físico Hans Ertel presentó en su trabajo titulado "Ein Problem der metereologischen Akustik - Die tagesperiodische Variation der Schallintensitat" (Un problema de la acústica meteorológica - La variación periódica diaria de la intensidad del sonido) en 1955 a la Academia Alemana de las Ciencias en Berlín. humboldt en su conferencia "Sur l'accroissement nocturne de l'intensité du son" para la Academia de las Ciencias de París en Marzo de 1820 explica la casualidad analítica de dicho fenómeno describiendo sus observaciones empíricas realizadas durante sus viajes.

De acuerdo al grado de relevancia que tiene lo sonoro en su obra podemos destacar cuatro categorías de alusiones al escuchar sonidos, al silencio, al sonar o al memorizar sonoro. Aquí algunos ejemplos representativos de los cuarenta paisajes sonoros y fenómenos acústicos - sonoros de acuerdo a categorías, observados y analizados por humboldt en su obra Viaje a las Regiones Equinocciales del Nuevo Continente:


Paisajes Sonoros

En el Valle de Caripe, capítulo VIII: "En medio de una potente naturaleza, solo se experimentan sensaciones de paz y reposo; aún diría que en la soledad de estas montañas, menos me afectan las impresiones nuevas a cada paso recibidas, que los rasgos de semejanza que recuerdan los más apartados climas. Las colinas a las que está arrimado el convento se ven coronadas de palmeras y de helechos arborescentes. Por la tarde bajo el cielo anunciador de lluvia, retumba el aire con el alarido uniforme de los araguatos, que semeja el lejano zumbido del viento, agitando la selva. Sin embargo, a pesar de esos sonidos desconocidos, de esas extrañas formas de las plantas, de esos prodigios de un mundo nuevo, la naturaleza lleva dondequiera al oído del hombre una voz cuyos acentos le son familiares".


Sonidos Subterráneos

Sobre el temblor en Cumaná, capítulo IV: "Entonces fueron destruidos por completo más de los cuatro quintos de la ciudad, y el choque, acompañado de un ruido fortísimo, pareció como en Riobamba, la explosión de una mina colocada a grán profundidad. Es una opinión gneralmente aceptada en Cumaná que los temblores de tierra más destructores se anuncian por oscilaciones muy débiles y por un zumbido que no se oculta a la sagacidad de las persona habituadas a este género de fenómenos. El ruido subterráneo, tan frecuente durante los temblores de tierra, no está la más de las veces en relación con la fuerza de las sacudidas. En Cumaná constantemente las precede, mientras que en Quito, y luego, hace poco en Caracas y en las Antillas, se escuchó un ruido semejante a la descarga de una batería mucho tiempo después de haber cesado los sacudimientos. Un tercer género de fenómenos, el más notable de todos, es el retumbo de estos truenos subterráneos que duran varios meses sin ser acompañados del menor movimiento oscilatorio del suelo".


Memorias Sonoras

En Cumaná, capítulo VI: "Es incomparable la impresión de majestuosa calma que deja el aspecto del firmamento en este lugar solitario. Siguiendo con la vista, al teñir la noche, las praderas que limitan el horizonte, la altiplanicie cubierta de hierba y suavemente ondulada, creíamos ver de lejos, como en los llanos del Orinoco, la superficie del océano que soportaba la bóveda estrellada del cielo. El árbol bajo el cual estábamos sentados, los insectos luminosos que daban vueltas en el aire, las constelaciones que daban vueltas al sur, todo parecía decirnos que estábamos lejos del suelo natal. Si entonces, en medio de esta naturaleza exótica, se hacía oir desde el fondo de un vallejo el cencerro de una vaca o el mujido de un toro, despertábase de improviso el recuerdo de la patria. Eran como lejanas voces que resonaban allende los mares y cuyo mágico poder nos transportaba de uno a otro hemisferio. Extraña movilidad de la imaginación del hombre, fuente eterna de sus goces y dolores".


Silencios

Sobre la calma del mediodía en la selva, capítulo XIX:"!Cuán viva es la impresión producida, al promediar el día en los climas ardientes, por la calma de la naturaleza! Los animales de la selva se retiran a los tallares; las aves se ocultan bajo el follaje de los árboles o en las grietas de los peñascos. Con todo, en medio de este silencio aparente, al poner un oído atento a los más débiles sonidos transmitidos por el aire, se escucha un estremecimiento sordo, un murmullo contínuo, un zumbido de los insectos que colman, por decirlo así todas las capas inferiores del aire. Nada es más a propósito para hacer sentir al hombre la amplitud y potencia de la vida orgánica. Miríadas de insectos se deslizan sobre el suelo y voltejean alrededor de las plantas abrasadas por el rigor del sol. Sale un ruido confuso de cada zarza, del tronco podrido de los árboles, de las hendeduras de la roca, de ese mantillo minado por los lagartos, los ciempiés y las cecilias; y estas son otras tantas voces que nos dicen que todo respira en la naturaleza, que bajo mil formas diversas la vida está difundida en el suelo polvoriento y agrietado, como en el seno de las aguas, y en el aire que circula en torno de nosotros".
Cada localidad posee componentes sonoros propios y destacables que aportan información significativa a nuestras historias personales, comunitarias y universales. Estos sonidos característicos crean "reservas sonoras" de valor único que hacen que un determinado lugar tenga una identidad propia, no solo por su geografía o sus fenómenos físico -temporales, sino también por sus efectos acústico - sonoros; al escucharlos; reescucharlos o recordarlos, sentimos una profunda sensación de pertenencia. Descubrir, documentar y proteger estos sonidos, es una propuesta de toda una escuela, que gravita alrededor de la etiqueta de "ecología acústica". La ecología acústica surgió como movimiento científico, artístico y educativo, teniendo a la cabeza al investigador canadiense R. Murray Schafer, quién desde 1969 ha desarrollado el concepto "Nuevo Paisaje Sonoro".
Humboldt es sin duda el precursor, hasta ahora desconocido, de este movimiento.
De la misma forma ocurre con aquellos registros gráfico-visuales de Humboldt, con imágenes que inspiraron a varios artistas plásticos de la época, la descripción de sus paisajes sonoros impresiona por su grán fidelidad, como si hubiese podido documentar los sonidos con una grabadora magnetofónica, sino con el lenguaje. Humboldt contaba con una forma excepcional de escuchar, con un "oído fino". A través de ella dejó un grán testimonio de los ambientes y lugares que visitó. Junto a los silencios o calmas, el hecho de sugerir un sonido como parte del carácter particular de una región, indica que durante sus viajes se despertó ya en él un interés muy grande por la audición de los "paisajes sonoros"

Daniel Velasco (1958) estudió Imagen y Sonido en la Escuela Técnica Superior de Dusseldorf. Desde 1985 realiza para la Westdeutscher Rundfunk de Colonia producciones de radioteatro y radioarte. Como docente y artista ha participado en festivales de arte acústico y música electrónica en Alemania, España, Estados Unidos y Mexico.

Paisaje de la Isla
En la Casa de las Culturas del Mundo en Berlín, durante la exposición: "Humboldt und das Projeckt der Moderne" tuvo su estreno en junio de 1999 "Paisaje de la Isla". este es el título de una instalación audiovisual que propone la sensibilización del público a través de sonidos ambientales, como indicadores de espacios de vida natural. En ella se presentan conceptos estéticos y pedagógicos, que nos relacionan con la riqueza inagotable del universo sonoro cubano. La composición musical cuadrofónica está formada de paisajes sonoros grabados en la Habana, Trinidad, la Ciénaga de Zapata y en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt, en el oriente de la isla. Las imágenes proyectadas en la instalación documentan una revisita a las localidades en Cuba, donde Humboldt estuvo investigando a principios del siglo XIX. El espectador de la instalación se encuentra inmerso en una dimensión multisensorial que lo envuelve totalmente con sonidos e imágenes, cuya secuencias fragmentadas le producen la emoción de visitar un espacio virtual y a su vez real.